Blog

Suscribite y recibí los mejores tips
para vos y tu emprendimiento

5 componentes del cambio organizacional: el modelo de Knoster

Este es un modelo que recoges 5 elementos fundamentales para un cambio organizacional y te voy a contar que puede suceder si fallara alguno de estos componentes: visión, habilidades, incentivos, recursos y plan de acción.

Esto puede ser válido para pequeños o grandes emprendimientos, consultorios, clínicas, laboratorios o incluso para ti como profesional autónomo si es que quieres lanzar una idea y vivir de ella. También este articulo te va a ayudar si es que tienes actualmente algún problema en tu trabajo o proyecto.

Falta de Misión:

¿Qué es lo que pasa cuando no tienes una misión? El resultado de la falta de este elemento es que te lleva a la confusión. En definitiva:

  • ¿Qué es lo que quiere hacer tu organización?
  • ¿Qué pretendes cambiar?
  • ¿Para qué haces lo que estas haciendo?
  • ¿Qué vas a cambiar? o ¿Qué quieres cambiar?

Si no puedes o no sabes contestar a esta pregunta lo mejor es que pares y empieces a planificar.

Hay que tener claro los objetivos de un proyecto y que todos los miembros de la organización los conozcan para que puedan remar en la misma dirección, que se alineen y centren sus esfuerzos en actividades que llevan hasta ese objetivo, esa misión.

Falta de habilidades

¿Qué es lo que pasa cuando no tienes habilidades? El resultado de la falta de este elemento es que te lleva a la ansiedad.

Debes de dar formación a tu equipo para que adquiera las habilidades o montar un equipo nuevo con experiencia para que puedan desarrollar lo que pretendes.

Si cuentan con la formación suficiente no habrá fricción, la ausencia de esta limitará la tensión y evitará la ansiedad que causa la tensión.

Falta de incentivos:

¿Qué es lo que pasa cuando no tienes incentivos? El resultado de la falta de este elemento es que te lleva al cambio gradual.

En principio puedes pensar que este elemento no tiene mucha importancia ya que «cambio gradual» no significa «ausencia de cambio».

¿Qué tal la competencia en tu sector? ¿Es feroz? A no ser que te muevas en un monopolio – que lo dudo – la competencia siempre está al acecho.

El cambio no puede ser gradual, está prohibido en nuestro sistema, si vas lento te adelantan y te comen el terreno, no podemos relajarnos.

¿Qué son o que pueden ser los incentivos?

Por incentivos podemos entender varias cosas pero reducido a la mínima deberíamos de pensar en algún beneficio para cada uno de los miembros del equipo.

Ya lo comentaba en otro post que el primer paso para un equipo involucrado es que las personas estén desarrollando los roles que les corresponden según su personalidad y su valía.

No hay mayor incentivo que el estar haciendo algo que te gusta dentro de una organización que te valora.

También estarán los incentivos económicos o de descanso que igualmente puedes introducir en tu estructura.

Con lo que verdaderamente tienes que quedarte es que si incluyes incentivos el cambio no será gradual será exponencial. Con lo que deberías de estudiarlo.

Falta de recursos:

¿Qué es lo que pasa cuando no tienes recursos? El resultado de la falta de este elemento es que te lleva a la frustración.

Todas las empresas y digo todas. Sean de donde sean, necesitan recursos.

Económicos, humanos…

¿Qué sucede cuando detectas una oportunidad pero no tienes dinero para invertir? Frustración.

¿Qué ocurre cuando un empleado tiene exceso de tareas y está realizando funciones de un 1.5 trabajadores? Frustración.

Para ello debemos de planificar y hacerlo semanas o meses vista para evitar encontrarnos con esta falta de recursos.

En negocios más estacionales es más sencillo de planificar, ya que sabemos cuando va a llegar esa necesidad extra de recursos.

En otros negocios más lineales con picos de trabajo puntuales será más difícil de planificar – aunque no será imposible – ya que podemos tener un plan de acción para el caso en el que este evento ocurra y ejecutarlo.

Cuenta siempre con una persona de confianza con la que trabajar, una persona externa a la que enviarle trabajo en momentos en los que ese pico pueda ocurrir.

Falta de plan de acción:

¿Qué es lo que pasa cuando no tienes un plan de acción? El resultado de la falta de este elemento es que te lleva al «falso comienzo».

Sin duda hay que aprender a establecer un plan de acción y a cumplirlo.

¿Por qué crees que los barcos de vela llevan timón?

Hay que dirigir el barco de alguna forma, de nada o de poco sirve contar con una visión de donde quieres ir, contar con la formación y las habilidades necesarias para cumplir tu misión, tener incentivos de un porcentaje del «botín» cuando lo consigamos, tengamos tiempo ganas, viento y buena mar si cuando empezamos a navegar no tenemos un comandante con un sextante y un timón para llegar a donde pretendemos.

Si dejamos que el viento nos empuje, llegaremos a algún lado – eso es seguro – pero para llegar donde queremos llegar necesitamos un plan de acción y cumplirlo.

Tener un plan de acción te da las herramientas para aprender a priorizar las ideas, también te enfrenta a posibles problemas que puedas encontrarte, adelantarte a ellos y solucionarlo antes de que aparezca el problema.

Sin un plan de acción un proyecto descarrilara.

 

Suscribite y recibí los mejores tips para vos y tu emprendimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Training Center

Programa de Estrategia y Marketing en Servicios de Salud
Programa de Formación de Secretarias
Marca Personal