5 lecciones para emprendedores sobre el dinero

c4

Este artículo originalmente destinado a los “startuperos” y a los emprendedores, que son aquellos que están marcando el ritmo del futuro, bien puede ser utilizado para los profesionales de la salud. Por eso te comparto estos ejemplos, que me parecen sumamente interesantes, para que los apliques en tu consultorio o en tu vida diaria:

1. No pierdas dinero en tonterías. Tanto en los negocios como en la vida no olvides que el dinero que gastes hoy es dinero que puedes necesitar mañana. Así que si empiezas, medita muy bien a dónde quieres que vayan los ingresos que tu negocio genera. Un tip es que mantengas tus cuentas y pagos siempre en orden. Y si vas a mover tu dinero que sea en cosas que te ofrezcan un retorno -como invertir- o cosas que aceleren el crecimiento de tu empresa.

2. Valora tu tiempo. A veces nuestra mentalidad de “hacer todo por nuestra cuenta” -pensando que nos ahorra dinero- nos acaba costando más caro. Esto porque en lugar de dedicarle más tiempo a realizar acciones para que nuestro negocio crezca nos concentramos en procesos que podemos automatizar por una pequeña inversión. Evalúa qué cosas puedes mejorar con la tecnología y que de forma paralela te den la oportunidad de hacer más.

3. Encuentra un mentor. No podemos asumir que lo sabemos todo y menos cuando tenemos que tomar decisiones importantes. Eso hace vital encontrar personas en las cuales apoyarnos en diferentes frentes: dinero, el tipo de negocio, inversiones. Busca mentores con los que te identifiques y con los que puedas contar cuando los necesites.

4. Separa lo personal de los negocios. Este es un terreno delicado, sin duda. Desde el principio hay que separar de manera tajante ambos ámbitos. La razón es que cuando se mezclan no sólo le quitan credibilidad a tu negocio, sino que ponen en riesgo su sustentabilidad. Aprende a diferenciar a dónde va cada cosa, sino te puede salir más caro de lo que crees.

5. Contrata a las personas adecuadas. Si quieres que tu negocio o startup empiece a volar, empieza a hacer alianzas con personas que compartan tu pasión y que además sean capaces de resolver los problemas que deben ser resueltos. Quizás al principio parezca caro, pero a la larga te resultará más benéfico que buscar personas para salir de paso.

Fuente: http://blog.piggo.mx/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba